sport

3a La Força Xtrem

3a La Força Xtrem

Un año más, la Fuerza Xtrem va ligada, no sólo a un gran acontecimiento de BTT, sino a la palabra solidaridad. Todos los beneficios van destinados en el Hospital San Joan de Déu, por la investigación del cáncer infantil. Desde la primera edición, al 2016, los beneficios se destinan a causas solidarias: el primer año al cáncer de mama y los dos últimos al cáncer infantil.

Las previsiones meteorológicas apuntaban a una Força Xtrem pase por agua pero, finalmente, no fue así. “Al final no ha llovido y, por suerte, durante toda la cursa, el solo ha ido apareciendo a ratos. Cómo había llovido un poco de madrugada, la montaña ha quedado muy limpia y los participantes han podido disfrutar de muy buenas vistas.”, explica en Joan Safont, organizador de la prueba y miembro de la Asociación Sant Pere Xtrem. Tanto es así, que algunos de los participantes han parado en lo alto del recurrido a hacer fotografías de las vistas.

Justo ante el Local La Fábrica, al municipio vallesano de Sant Pere de Vilamajor, bajo el arco de salida/llegada, se ubicaban los participantes de La Fuerza Xtrem 2018. A las 8:45h han salido los participantes de la cursa de 60 km. Esta es la prueba más larga y dura de la jornada.

Jordi Ruiz ha sido lo más rápido de esta cursa, con un tiempo de 03:17:37. “Estoy contento, a pesar de que uno siempre quiere ir más rápido”, exclama el ciclista de Doctore Bike. El argentoní ha sacado 30 segundos al segundo clasificado, en Miquel Mateu y poco más de 4 minutos al tercero, en Roger Torra.

Mariceli Ruiz ha sido la primera clasificada de la categoría femenina de 60 km y 27a de la clasificación general, con un tiempo de 04:28:06. La ciclista de Muntbikes llegaba en buena forma a la fuerza Xtrem, después de haber hecho los 120 km de la Selènica, el pasado 30 de septiembre.

La corredora de Arenys de Munt tenía en mente acabar la cursa en menos tiempo pero tuvo un problema: “En el kilómetro 30 se me rompió el cable del freno trasero pero no abandoné. El que tuve que hacer fue reducir la velocidad y acabar la cursa”, exclama la campeona.

Tanto Mariceli como Jordi confirman su asistencia a la próxima edición. Ambos puntúan la cursa con un “10” y resaltan la calidad del recorrido, el esfuerzo de la organización, de los cerca de 50 voluntarios y la finalidad solidaria.

En cuanto a la cursa de 35 Km, en José Caldas ha sido el ganador, seguido de en Kiko Caballero y Jordan Olivo. A la categoría femenina, la campeona ha sido  Sara Méndez, acompañada al podio por Anna Jewula y  Paula Fernández.

Gran debut de la local Sara Méndez
La ciclista de Relber Cycling ha asistido por primera vez a la Força Xtrem, llevándose la victoria a la cursa de 35 Km, con un tiempo de 02:33:28. La joven de Sant Pere de Vilamajor tiene un palmarés espectacular: 2 veces campeona de España de carretera en categoría infantil, Campeona de España de BTT en categoría cadete, 7 veces consecutivas campeona de Cataluña de BTT, ganadora de el Campeonato de Cataluña en Ruta al 2013, al 2015 y al 2017, campeona de el Roc de Azur BTT de Francia al 2015, campeona de Cataluña Cronogincana en 2016 y campeona de Cataluña en la modalidad de Ciclocross al 2017.
Es un orgullo para la organización que ciclistas de la medida de Sara Méndez vengan a pasárselo bien a la Força Xtrem.

Este ha sido el segundo año consecutivo en el que La Fuerza Xtrem cuenta con una modalidad específica para las bicicletas eléctricas. Desde la organización se cree que es una tendencia que crecerá mucho más, que la juventud se está animando a utilizarlas, no sólo la gente mayor.

El ganador masculino de los 35 km en BTT Eléctricas ha sido Jordi Mateu, seguido de Stephane Righini y de en Jordi López. A la categoría femenina han subido al podio Adriana Tarré como campeona y la Rosa De José como segunda clasificada.

Respecto el año pasado, ha habido cambios en ambos recorridos. Comenta en Joan Safont: “En la carrera de 35 km hemos quitado algunas subidas y hemos potenciado los senderos en bajada durante 10 km. Este año, el desnivel de la carrera ha sido más alto pero menos duro. En en cuanto a la carrera de 60 km, ha habido un desnivel menor que a la edición anterior pero hemos potenciado los senderos a la parte de bajo del recorrido”.

Desde San Pere Xtrem se hace una valoración muy positiva de la edición de este año, se atreven a decir que ha sido la mejor. También avisan que la 4a edición traerá algunos cambios muy interesados, sobre todo en la carrera de 60 km y que, como ya es costumbre, irá destinada a una causa solidaria.

Os esperamos el 6 de octubre de 2019!

Posted by Javier Garcia in Crónicas, 0 comments
Núria Bouza: un ejemplo de superación

Núria Bouza: un ejemplo de superación

Cuando la conocí y empezamos a conversar, una de las primeras cosas que me dijo fue que toda su familia estaba vinculada de una forma u otra, a este deporte. Y porque el ser humano es así, pensé, en lo fácil que lo ha tenido para conseguir, hacer o moverse por este mundo, teniendo a quien tenía como familia.

Su padre presidente de un club, su tío gerente, su tía jugaba en la selección española, su hermano en Superliga Nacional y en la República Checa, su otra prima en Francia….

Pues nada más lejos de la realidad, lo que os voy a explicar es una historia de superación, de valentía, de lucha y un ejemplo para muchas personas que piensan que los deportistas de élite son extraterrestres. Es cierto que algunos tienen unas habilidades innatas asombrosas y que, a través del trabajo, entrenamiento y constancia, se convierten en algo muy parecido a un X-Men. Cierto.

Pero a otros, la naturaleza, la genética y las circunstancias no les acompañan y no por eso se rinden.

A ella desde siempre le dijeron que no iba a conseguir nada en el Vóley, aunque su familia le ha ayudado, no dejó de escuchar “no vas a llegar, no te emociones, lo vas a tener muy difícil” …. Pero no sabían que diciéndole eso, la estaban motivando más y estaban despertando en ella una lucha y un sacrificio que le ayudaría a conseguir todos los objetivos que se había marcado.

Su metro con setenta y dos centímetros, hicieron que fuera durante cuatro años consecutivos la jugadora más bajita de la liga, en su posición. Fue campeona de España sub-21 y no se conforma con su cuarto puesto con la absoluta, ella quiere ser campeona de España y jugar internacional, aunque no haya casi ninguna jugadora con su estatura a nivel mundial, ella no entiende de limitaciones.

“Sí que es cierto que tengo una buena condición física para los deportes, pero cuando llegas a cierto nivel, hay mucha gente que tiene las mismas condiciones o incluso mejores, pero no consiguen llegar tan arriba por falta de esfuerzo y trabajo. Los jugadores TOP son los que aúnan la genética y la naturaleza con el trabajo y esfuerzo, en mi caso soy una persona con menos talento y por eso me tengo que esforzar más.”  Explica Nuria.

Hace seis años, una lesión en la rodilla anunciaba una retirada inminente, no solo del voleibol, si no del deporte en general. Nunca más iba a poder salir a correr ni a hacer ninguna actividad física. Fue el peor momento de su vida, no solo a nivel profesional, sino también a nivel personal. Desgraciadamente este sería el final y de hecho es el final de muchos deportistas, pero no para Nuria, por supuesto que lloró, obviamente que se derrumbó. Pero derrumbada y con lágrimas en los ojos, no dejó de visitar traumatólogos, hasta que encontró a Luisa Ibáñez, quien le dijo que podría volver a correr.

Hace cinco años de eso y no volvió a correr, no, volvió a ganar y se centró más en el Vóley playa, que aun siendo más exigente que la pista, la amortiguación de la arena, respetaría más su rodilla. Junto a Erika Kliokmanaite forma el equipo Dulce de Leche Márdel. Consiguieron llegar a la final del circuito nacional, pero al no tener Erika la nacionalidad española, no pudo disputar la final de la copa de con ella. El cambio de compañera, la falta de entrenamiento y compenetración hicieron que no pudieran superan el séptimo puesto.

Os dejo con ella, que al igual que a mí, seguro que va conseguir emocionaros:

Mi idea es jugar internacionalmente pero tal y como está montado el circuito mundial, no puedes jugar con alguien extranjero. De momento estamos ahí, tú vas representando a España, podemos jugar ciertos circuitos, pero no oficiales. No podría ser campeona de Europa con ella. Es un poco frustrante estar 3ª en el ranking nacional y no poder disputar la final. Al final son tan importantes las pruebas del circuito como la final, pero a mí me compensa tener a una pareja competitiva que nos entendemos a la perfección: ella es bloqueadora, yo soy defensora, ella es más alta, yo soy más baja cuadramos muy bien, es perfecta.

Nunca me llevo a la pista mi vida, entro y me transformo, toco la pelota y me sale una sonrisa. Hay días malos, obviamente, pero porque me ha ido mal la parte deportiva, no porque me afecte mi vida o traslade mis problemas a la pista.

Con el vóley llego mal y me voy bien y cuando llego bien, me voy bien. El resultado siempre es bien después del vóley. De hecho, en el Club Voleibol de l’Ametlla, donde entreno a diferentes secciones, es lo que les intento inculcar a mis niñas, les digo: “Antes de pasar a la pista, si tenéis algún problema o algo os preocupa, quiero que me lo digáis y que lo hablemos”. Yo necesito saber que están mal, para no apretar tanto o gestionar las cosas de otra forma con ellas. Y además en el momento que me lo explican es como que el problema pierde importancia. Es bueno resetear tu vida antes de entrar a la pista y poder concentrarte para dar lo mejor de ti.

Hay muchas situaciones en el deporte de incomprensión, no entiendes porque no te sale absolutamente nada, y más en deportes psicológicos como el vóley playa que estás tú sola, no tienes al entrenador durante el partido. Estáis tú y tu compañera. Por eso es importante ser fuerte psicológica y emocionalmente. Ante todo, soy deportista, he practicado muchos deportes.

El deporte en mi familia nos viene de serie, mis padres me apuntaron a un montón de deportes, hice atletismo hasta juvenil con 17 añossoy campeona gallega de salto de altura y en triple quedé tercera, me gustaba el atletismo. Pero llegó un momento que tuve que elegir porque no podía con todos los deportes que practicaba y los estudios. Fue duro porque a mí me gustaba más el atletismo, competir en atletismo. Pero luego el grupo tira y decidí tirar por el voleibol.

En la actualidad vivo por ello y vivo en Cataluña lejos de mi familia y luchando por el Vóley playa. La primera vez que fui campeona de España sub 21 fue el mejor momento en la pista, además lo gané con mi prima. He jugado con muchas parejas, pero la satisfacción de ganarlo con mi prima fue especial. Al año siguiente lo volvimos a conseguir las dos.

Para ser la mejor necesitas entrenar muchas horas, entonces, ya no puedes tener un trabajo normal de 8 horas. El deporte te pone en la realidad en un momento, la gente que se cree buena… bueno, en deportes de equipo aún se pueden esconder un poco y si el equipo gana pueden pensar, bueno yo lo hice bien. Pero en deportes individuales ahí no hay excusas.

Además, ganas un día y pierdes el siguiente, eso hace que todos nos respetemos. En el deporte como no seas muy realista te llevas palos por todas partes.

Me da pena que mi primera aparición en prensa a nivel internacional fuera por mi cuerpopero mira, a raíz de eso me salió un patrocinador. Tenía un doble sentido que intenté gestionar lo mejor que supe, porque no quería dejar pasar la oportunidad de darle difusión a este deporte.

Y no me importa que la gente venga porque tenemos cuerpos espectaculares, ¡pues que vengan! pero que vengan. Lo único que quiero es hacer deporte y poder vivir de ello.

Hace un año Nuria se volvió a lesionar, en la misma rodilla, pero menos grabe. No se ha tenido que operar, pero allí ya dijo que se retiraba, que no podía más. Pero en la recuperación se volvió a enganchar.

@nuriabouza

Posted by Javier Garcia in Deporte, 0 comments